Desde el camposanto

2005, 25 enero

Niña, casi mujer,

Ven conmigo a escarbar las tumbas que habitan este jardín

Retira las flores marchitas del camposanto anticipado

Levanta con fuerza la losa terrible

Que cubre la tierra, que aplasta las piedras

Que sepultan el cadáver que yo misma asesiné.

Reza ahora una oración por el alma que un día tiré a la basura

Y guíñale un ojo a la muerte amenazándola con mi Resurrección

Vamos, ayúdame, deja tu sudor en la humedad de la tierra

afila tus uñas de tanto hundirlas en los rastros de polvo que aquí quedan…

Por fin, atrévete, osa desenterrar lo que eras.

Niña, casi mujer,

Contempla ese rostro que un día fue tuyo

Esa sonrisa inquieta y ávida de nuevos amaneceres

Esos ojos cerrados, frustrados por no tener vista,

Contémplate, y piensa

¿Cómo es posible que en esa alma ahora habite

el insoportable hedor a mierda?

Ríe… ríe para evitar afrontar la realidad…

Que fuiste tú quien quiso cerrarle

la boca de esta manera. Que en verdad no fue nadie más.

Es difícil, ¿verdad?

Es difícil observar tu propia mortaja,

Saber que tú misma lo tenías todo preparado,

Y lo querías así…

¿Duele? ¿Te duele verte? ¿Te duele no poder bailar sobre tu tumba

porque tus pies están petrificados por culpa de la cruda realidad?

Pues imagina… imagina lo que me duele a mí

Que sigo teniendo vida en algún remoto rincón del mundo

Saber que fuiste tú la que me envió aquí

Saber que tú misma, yo misma, la niña casi mujer

Me aplastaste y me aplasté

como una mosca ese invierno

Por mis eternos, por tus eternos

Devaneos de sirena.

Qué duro es, en verdad, qué duro es…

Sentir la carne fría y que no hay sangre en mis venas.

Pero, te hablo. Estoy aquí y lo sabes.

Estoy dentro de ti. Aún está disponible la opción de liberarme.

Aún no me has matado del todo, aún no he sido sepultada para siempre

En el más lejano de los infiernos…

¿Quieres despertarme? ¿Quieres despertarte?

Tal vez sigas prefiriendo esa pesadilla en la que ocultarte

para no verme de nuevo en mi tumba,

para no tener que vencer el miedo y otra vez tocarme

Niña, casi mujer.

Anuncios

Una respuesta to “Desde el camposanto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: