8.

2005, 3 febrero

Imagina

que por una milésima de segundo

(ahora)

tú también estás pensando en mí

arrugado bajo las mantas.

Imagina

que allá, en tu caparazón

se ven las mismas estrellas que en mi techo

que esas estrellas son nuestras

y nunca alzamos las manos para tocarlas.

Imagina

que nos amamos, y nos perdemos

por silenciar al absurdo

(en realidad, todo es absurdo)

y los dos borramos ese brillo de arena en nuestros ojos

y lo vamos ahogando en otros mares.

Imagina, Amor

que nadie nos puede salvar

y caemos para siempre.

Y en algún lugar donde no hay raíces

habitamos extrañamente el mismo hogar.

Imagina, Amor

que el hogar de todos nuestros sueños

no es más que la vida de hoy y de mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: