10.

2005, 5 febrero

A los que habitan en las noches sin madrugada



y sólo se zambullen en el mar de la bañera:

acogedme, hermanos

e imponedme vuestras manos sobre los ojos

para que nunca más vea un motivo

que me haga pensar

que esta vez puede salir bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: