13.

2005, 8 febrero

No puedo dejar de pensar



que la vida

nace de la debilidad de algo tan insignificante

como dos partículas mínimas

en dos cuerpos distintos e iguales.

Y sin embargo, dicen que es imposible

que de mi debilidad y la tuya

surja algo bueno.

Siempre me sentí hija

de las leyes de la Naturaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: