25.

2005, 21 febrero

Cortarme las venas

para que deje de fluir por ellas

la misma sangre que corre por las tuyas.

Anuncios

2 comentarios to “25.”

  1. wel said

    Casi me da miedo escribir un comentario. Cualquier cosa que escriba puede manchar tanta sinceridad.

    Que sepas sólo que visito tu blog a diario, leo lo que escribes y consigues estremecerme.

    Tus palabras hacen que el dolor parezca merecer la pena, valga la redundancia.

  2. Muchas gracias, wel.

    Aunque a veces me gustaría no haber escrito estos poemas, son los únicos de los que no me avergüenzo profundamente (será que aún no ha pasado el tiempo necesario 😉 o algo así).

    Y siempre, todo lo que quieras -o querais- comentar es bienvenido, y me llega mucho… a pesar de que por lo general no sepa cómo responder.

    Gracias de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: